domingo, 17 de enero de 2010

Dra Mayka: el huevo me duele un huevo

Os presento a Mayka Sánchez, periodista especializada en temas sanitarios y colaboradora del País en estos temas. Si le hechais un vistazo a su curriculum vereis que está muy bien situada en el mundillo sanitario y que tiene premios a cascoporro, todos en el ámbito de la salud.

Pues resulta que la subsodicha elaboró unos artículos sobre el dolor y sobre un nuevo medicamento, el tapentadol, que no es mas que una versión del tramadol pero a precios actuales y que según el artículo iba a suponer un antes y un después en el tratamiento del dolor.

El artículo ha resultado una chapuza en toda regla, totalmente dirigido y que ha merecido la reprobación del defensor del lector de el País calificandolo de "Ese artículo es un ejemplo de lo que no debemos hacer"

El personal sanitario ya está curado de espanto con estos reportajes y no le da más credibilidad que a las opinionmes de Belén Esteban pero parece que estos artículos si influyen en la población general y que es una de las ¿¿¿nuevas??? formas de actuación de la industria farmacéutica.

Pero para todo hay que tener aliados. Porque en el tema que nos ocupa, todo parece que nace de un laboratorio que tiene una línea de dolor, Grunenthal, el cual para concienciar al personal del tema del que vive, el dolor, crea una Plataforma SinDolor a traves de una fundación, la Fundación Grunenthal, y lanza una campaña en toda regla.

¿Pero quienes lo avalan?. Desde el mismísimo Ministerio de Sanidad hasta nuestra querida semFYC, pasando por la Sociedad Española de Geriatría, la de Farmacología, la de Oncología, la de Reumatología....

Así cualquiera. Esto es un buen encaje de bolillos para que al final te diga la farmacéutica de turno que el uso del tapentadol no aporta ventajas significativas respecto al uso del tramadol (genérico) y que te esmeres y pongas un poco más de atención en lo que se receta. Por favor.

Por último, me encantaría saber si a la Mayka Sanchez le han rescindido el contrato de colaboración con el País. Porque lo que han aceptado publicamente es que se ha vendido a unos intereses por mucho que se quiera usar un léxico acomodaticio y políticamente correcto. Pero apuesto a que no pasa nada

5 comentarios:

  1. Es el comentario mas sintético que he visto en mi vida

    ResponderEliminar
  2. Si que es sintético si.
    Lo que comentas del Pais, pues no se si le rescindiran el contrato o no, pero el resto de los periodicos se pueden aplicar el cuento. Me parece un paso importante levantar la liebre y supongo que algun tipo de consecuencia tendrá, ya que la profesionalidad de Maika Sanchez más en la picota no puede estar.
    Mafalda

    ResponderEliminar
  3. Leí el artículo el domingo y todavía me estoy desternillando de la risa. La cosa es peor aún. La defensora contacta con la susodicha, y ésta, como haríamos muchos médicos, se encasilla en su postura, reafirmandose y negando la mayor. Entonces, la astuta defensora se informa por otros conductos, "no satisfecha con la respuesta" y descubre lo que descubre. Así que el artículo lo cierra la jefa de la Mayka, diciendo que pide disculpas porque han fallado sus controles. Del apoyo de las Sdades científicas hablamos otro día, que ya tengo muchos enemigos. De la Mayka, espero que la asciendan, la aumenten el sueldo y la tengan haciendo fotocopias ahí quietita. No quiero ni pensar en el peligro de que la despidan y ande por ahí de freelance, escribiendo estas cosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A ver si a la que no van a renovar es a la tal Milagros (defensora del lector desde hace menos de un año) por no haber sabido exponer con objetividad los hechos y dejarse llevar por su animadversión personal hacia la periodista atacada, quien por cierto, de ser yo, mandaba al diario a hacer gárgaras..
    De una vez por todas deberían contarnos cómo se hacen las cosas de verdad en el periódico, sin ocultar todas las trampas que nos cuelan a los lectores cada día.. ¿O acaso nos informan cada vez que el periodista acude a un acto invitado?

    ResponderEliminar